Learning from reverse engineering technics...

La designación VLF (Very Low Frequency, Frecuencia Muy Baja) se usa para denominar a la banda del espectro electromagnético que ocupa el rango de frecuencias de 3 kHz a 30 kHz, rango de frecuencias radioeléctricas. Ondas de VLF tienen una longitud de onda de 100–10 km, pueden penetrar el agua a una profundidad entre 10 a 40 metros, dependiendo de la frecuencia propia y la salinidad del agua.  

VLF se utiliza en estudios geofísicos electromagnéticos. Durante la guerra, los amplificadores fueron utilizados por ambos lados en el frente para escuchar las comunicaciones telefónicas del enemigo.  

VLF también se utiliza para comunicarse con submarinos cerca de la superficie (por ejemplo usando el DHO38 transmisor), mientras que ELF se utiliza para los buques profundamente sumergidos. 

Con el VLF puedes percibir la llamada “radio natural”, cambios electromagnéticos del entorno como tormentas, tectónica de placas, terremotos, auroras boreales, lluvias de meteoritos, restos del big bang, etc.  

Los tonos de radio natural son de amplitud estable, pero con cambios de frecuencia muy rápidos, empezando por el tonos más altos y descendiendo a los mínimos tonos audibles. Los tonos son especialmente pronunciados alrededor de los 1.000 ciclos. 

Las auroras polares (boreal y austral) son el fenómeno atmosférico más representativo de la condición magnética de la Tierra. Suceden cuando un viento solar cargado eléctricamente es captado por la ionosfera y guiado hacia los polos. Cuando las partículas del viento solar chocan contra los átomos y moléculas del aire terrestre, los vuelven reactivos y se libera energía en forma de luz. Las auroras presentan más actividad cuando las temperaturas son bajas, por lo que durante la última edad de hielo debieron ser más intensas y probablemente se dieron en latitudes más alejadas de los polos. 

 

Part of the Hidden signals workshop

 

Concept, custom electronics & documentation by Victor Mazon Gardoqui | CC BY-SA 3.0